Deportes

“Cualquier conquista que se alcanza sin riesgos, equivale a lograr un triunfo sin gloria”

Por El Loco del Tablón

Hacía días que el Abuelo no llamaba. Está aburrido, como todos, de tanto encierro. Pero hoy lo hizo. “Estuve mirando por la tele al Racing del 67. Comentarios que hacía Quique Wolf. Claro que aquél Racing fue un fenómeno, y el gol de Chango Cárdenas al Celtic hizo historia”, comentó de arranque.


“Es cierto. La Academia venció por 1 a 0 en el tercer partido al Celtic y salió campeón del mundo. El golazo fue del Chango y ese gol convirtió a Racing en el primer equipo argentino en la historia en ganar esa Copa”, dijo siguiendo con el tema.

“El Equipo de José; así se lo llamaba, y tenía varios nombres fenomenales, como Cejas, Perfumo, Basile, Chavay, Rulli, Maschio y Cárdenas por supuesto; el del gol histórico”, agregó.

“El Chango ocupa un lugar grande entre los grandes de Racing”, aseguró y agregó: “Sin dudas hizo historia, pero no solamente porque hizo el gol al Celtic, sino que además, y esto también es histórico, una vez atajó un penal”.

Un penal que quedó grabado por siempre en nuestra memoria.


“Sí; una vez atajó un penal. ¡Notable!… Fue, como el gol al Celtic, un hecho histórico, y no es para menos, claro… Que un delantero ataje un penal no es lo lógico, pero sucedió. Fue en 1971, cuando Racing, de visitante, enfrentaba a Rosario Central, que era el campeón del Nacional de ese mismo año…. ¡Había que llegar al Gigante de Arroyito en ese momento!… Todas las fichas estaban a favor del dueño de casa, pero ocurrió algo que hizo que el resultado no fuera histórico. El que hizo historia fue el Chango Cárdenas”, dijo sonriente.

Reía mientras preguntaba como estaba Porota, su amiga de toda la vida. También decía que había hablado con Toto días atrás… y tras ello siguió la historia. “Racing ganaba 2-1 y todo parecía normal hasta que el árbitro, que era Teodoro Nitti sin boquilla larga en su mano, sancionó un penal para Rosario Central. Emra la oportunidad de empatar. Pateó Landucci y atajó el arquero Guibaudo. Nitti hizo patear de nuevo porque el arquero se había adelantado. Además amonestó al guardameta. Se repitió el penal y nuevamente el árbitro pitó porque el arquero se había adelantado

Guibaudo recibió la segunda amonestación y debió retirarse de la cancha expulsado por Nitti. Imagínense; Racing ganaba 2-1, tenía un penal en contra y quedaba sin arquero, porque en aquella época no estaba permitido el ingreso de otro arquero. Así que un jugador de campo debía pararse bajo los tres palos y cumplir esa función. ¿Quién fue hacia el arco?… ¡El Chango Cárdenas!… Rosario Central eligió entonces a Gramajo para patear el penal, pero evidentemente no era la tarde de los dueños de casa porque sucedió lo imposible. Ante la mirada poco menos que atónita de los de Central y los gritos enloquecidos de los hinchas racinguistas ¡el Chango atajó el penal!… ¡Increíble!… Además de contener el violento remate a media altura, Cárdenas mantuvo invicto el arco en los 20 minutos que le quedaba al partido… ¿No se acordaban?… Fue histórico eso”, dijo el Abuelo.

Claro que después de escuchar la historia, recordé el echo. El veterano contó también que una circunstancia similar se produjo años más tarde, cuando Agustín Pelletieri emuló al Chango con una jugada idéntica. Así, el medio campista se transformó en el segundo jugador de campo de la historia de Racing en atajar un penal en partidos oficiales. Fue ante San Martín de San Juan.

“¿Fue un riesgo la decisión del Chango Cárdenas de ocupar el arco?, ¿fue un riesgo decir ´yo pateo´ cuando había que marcar si o si ante e Celtic?… Si lo fue, pero hay que recordar que cualquier conquista que se alcanza sin riesgos, equivale a lograr un triunfo sin gloria”, indicó antes de despedirse.

Chajarí
16°
15°
Sab
14°
Dom
15°
Lun
18°
Mar
13°
Mie