Ciudad País Política

Los subsidios energéticos subieron un 78,7 por ciento en lo que va del 2022

Los subsidios energéticos demostraron ser uno de los principales disparadores del gasto público en el primer cuatrimestre del año. Según se informó a partir de un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), en lo que va del año el Gobierno ya lleva devengados gastos en subsidios energéticos por 420.000 millones de pesos, una cifra que es 174 por ciento más alta que la del año pasado en términos nominales y el 78 por ciento en términos reales.

La persistente suba del gasto en subsidios energéticos constituye una de las principales preocupaciones del ministro de Economía, Martín Guzmán quien, en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar la deuda argentina, se comprometió a reducir este año en 0,6 por ciento del PBI las transferencias destinadas a subsidiar las tarifas en gas y luz.

La OPC destaca en su informe que los gastos primarios, que sumaron 1.023.084 millones de pesos, crecieron un 11 por ciento en términos reales respecto de los primeros cuatro meses del año pasado, precisó AIM Digital. Esta suba obedeció, principalmente, a los subsidios energéticos, a la inversión real directa (infraestructura), a las transferencias a provincias y las prestaciones sociales.

Los subsidios a la energía –que solo en abril aumentaron un 53,4 por ciento respecto del mismo mes de 2021- explican el creciente déficit primario. Según el informe de la OPC, durante el mes pasado el rojo fiscal subió un 143,8 por ciento interanual el cual se explica, también, por la fuerte suba en la inversión real directa (+36.4 por ciento), por las transferencias a las provincias (28,4 por ciento) –sobre todo a la provincia de Buenos Aires, gobernada por el kirchnerista Axel Kicillof- y las prestaciones sociales (+8,6 por ciento).

Pese a la resistencia del kirchnerismo, el jefe de la cartera económica convocó a audiencias públicas la semana pasada para avanzar en un cuadro tarifario con nuevas subas en los servicios de gas y de luz que se aplicarán a partir del mes próximo. “Uno se pregunta en qué país del mundo ha funcionado, para encauzar un sendero de desarrollo con inclusión social, tener subsidios energéticos por 3 o 4 puntos del Producto”, se preguntó el ministro Guzmán a la hora de justificar el aumento tarifario.

En materia de gasto social, se evidencia una acelerada ejecución de su presupuesto en estos primeros cuatro meses del año. La OPC advirtió que, si el Gobierno pretende sostener el actual ritmo de ejecución, estas partidas necesitarán refuerzos presupuestarios.

Por su parte, los subsidios al transporte, sobre todo los colectivos de las líneas urbanas del área metropolitana, se llevaron 83.278 millones de pesos, con un incremento del 74 por ciento nominal y 13 por ciento real, mientras que el rubro Otros Subsidios, registró 36.510 millones de pesos, en este caso, con un recorte real del 28 por ciento.

Además, según se desprende de su informe, en apenas cuatro meses del año las prestaciones sociales evidenciaron una ejecución del 41,8 por ciento, un porcentaje superior al promedio. Dentro de este rubro, las jubilaciones y pensiones ya erogaron el 41,4 por ciento de su partida, mientras que las asignaciones familiares consumieron casi el 50 por ciento de sus recursos asignados. Al interior de los programas sociales se observa que las becas Progresar y el plan Potenciar Trabajo registraron una elevada utilización de su crédito, con el 84,3 por ciento y el 51 por ciento respectivamente.