Mundo

Por qué conmemoramos este martes el «Día Internacional del Trabajador»

El 1 de mayo conmemora el «Día Internacional del Trabajador» en homenaje a los llamados Mártires de Chicago, grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886 por participar en luchas reivindicatorias para conseguir una jornada de trabajo de ocho horas.

Debido a que, en esa época, era usual que la misma fuera de entre 12 y 16 horas diarias, pudiendo llegar, según la legislación norteamericana, a las 18 horas. En 1884 la Federación de Trabajadores de los Estados Unidos y Canadá convocó a los trabajadores para luchar por la jornada laboral de ocho horas, declarando, en forma unilateral, que los obreros iban a cumplirla a partir del 1 de mayo de 1886. El lema era: “Ocho horas para el trabajo, ocho para el sueño y ocho para la casa”.

La huelga tuvo origen en esa fecha, llegando a su punto más álgido 4 días después en la Revuelta de Haymarket a la que asistieron unos 20.000 obreros.

Durante el acto que se había efectuado en el parque Haymarket Square un desconocido arrojó una bomba contra la policía que había comenzado a reprimirlos para que abandonen el lugar. Un agente murió y otros 60 resultaron heridos.

Cundió el pánico y las autoridades abrieron fuego contra la multitud. El incidente acabó con 38 obreros muertos, además de un centenar de lesionados.

Varios dirigentes sindicales fueron ahorcados un año después tras un cuestionado proceso judicial. Pese a que el juicio fue en todo momento una farsa y se celebró sin respetar norma procesal alguna, la prensa amarilla sostenía la culpabilidad de todos los acusados y la necesidad de ahorcar a los extranjeros Aunque nada pudo probarse en su contra, los ocho detenidos fueron declarados culpables, acusados de ser enemigos de la sociedad y el orden establecido. Tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca.

A los obreros que dieron su vida, durante aquellas protestas se los recuerda como “los mártires de Chicago” y, desde entonces, los sindicatos ganaron terreno en todo el mundo.

Años después, en 1889, por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional en París, se decidió instituir el Primero de Mayo como jornada de lucha para perpetuar la memoria de los trabajadores que murieron bregando por sus derechos

En el país, la primera conmemoración tuvo lugar en 1890, en el Prado Español de Buenos Aires, y contó con la participación de numerosos movimientos obreros, integrados en su mayoría por inmigrantes.